Juan Manuel Labriola, abogado defensor de Sebastián Azcona, empleado del club Vélez Sarsfield acusado de abusar de dos nenas en una fiesta de bautismo, reconoció en una nota brindada al programa LADRAN SANCHO que en “Camara Gesell” las niñas incurrieron en contradicciones. 

El hecho tuvo lugar a principios de abril, cuando se realizaba en la institución deportiva el festejo por un bautismo.  En horas de la madrugada del domingo, dos nenas de alrededor de 12 años que estaban presentes en la fiesta, alegaron haber sido manoseadas por Azcona, quien cumplía sus labores habituales de cuidado de las instalaciones.   Esto provocó una violenta reacción de varios adultos que estaban presentes en la celebración, quienes le propinaron una feroz golpiza y ocasionándole graves lesiones al hombre, quien en todo momento sostuvo su inocencia y que alegaba que lo único que había hecho era sacar a una de las jóvenes de un sector de piletas donde no se podía estar.

“Estamos esperando unas pericias telefónicas que se llevan adelante en la ciudad de Paraná”, indicó Labriola, quien detalló que “Azcona tiene hasta el día de hoy una deficiencia motriz a causa de la golpiza” “Estamos esperando esos resultados también”, detalló.

El letrado reconoció, además, que en la realización del método de “Cámara Gesell” practicado en Concordia a las dos niñas que denunciaron que Azcona las “manoseó” hubo contradicciones entre ellas, lo que llevó a que “el fiscal tomara una postura diferente a la que se había iniciado en su momento”.  Labriola señaló también que “hubo personas ajenas a la causa que se acercaron a aportar datos o pruebas” que favorecen la imagen del empleado de Velez, quien hoy no está pudiendo ir a trabajar a causa de las lesiones mencionadas.

ESCUCHA LA NOTA COMPLETA:

JUAN MANUEL LABRIOLA