Una cantidad importante de perros y gatos fueron envenenados el lunes por la mañana en calle San Luis, entre Guarumba y 1 de Mayo, con carne impregnada en un polvo blanco. La misma estaba esparcida en la vía pública, según contaron vecinos en el programa Ladran Sancho. También indicaron que el veneno actúo velozmente y nada pudieron hacer para salvar a sus mascotas. El hecho fue denunciado y girado a Fiscalía, por lo que se abrió una investigación para dar con el o los autores de la matanza.

El veneno habría sido esparcido probablemente antes de las 7 de la mañana y en forma inmediata las víctimas empezaron a registrarse. “En toda la cuadra aparecieron perros y gatos muertos. Yo me encargué de levantar la carne envenenada, eran muslos de pollo y costillas asadas. Tenían un veneno blanco arriba”, contó indignada y dolida una de las vecinas.

De inmediato se dio aviso a los veterinarios Néstor Maltempo y Alan Aispuru (este último a cargo de Zoonosis Municipal) y también se hizo la denuncia policial por lo que “mandaron al fiscal para ver qué se puede hacer”, dijo otra de las entrevistadas. “Pedimos que esto pare porque es un peligro para los animales, para los chicos y para todos”, agregó.

Consultado Néstor Maltempo, indicó: “Por la sintomatología podemos tener una estimación de qué sustancia se utilizó para envenenar a los animales, pero no podemos certificarlo hasta que no lleguen los resultados de los estudios que seguramente se mandarán a hacer. Las muestras están guardadas hasta que el fiscal pueda terminar con los procedimientos de rigor y luego se enviarán a analizar”.

“Lo peligroso es que es una sustancia letal, de una acción muy rápida que puede afectar por inhalación, por ingestión o contacto, entonces estamos poniendo en riesgo a cualquier persona que pueda llegar a tocarlo accidentalmente”, sostuvo.

Finalmente, subrayó que lo ideal es que quienes hayan padecido la misma situación se unan a la denuncia, para que el fiscal Gustavo Confalonieri pueda trabajar mejor y determinar la zona en que el veneno se esparció. “Es un veneno que se vende en lugares habilitados y con receta de un agrónomo. Su venta está permitida, aunque hay quienes opinamos que no debería ser así”, concluyó.