Una historia entre conmovedora y cuestionable.  Cuando nació su hijo y su mujer falleció a pocos días del parto, Omar López dejó al bebe al cuidado de una tía y desapareció de su vida.   Más de cuatro décadas después, fue el propio hijo quien lo encontró.  Un reencuentro emotivo, pero que a la vez llama a la reflexión acerca de las actitudes de algunos padres.

Lopez vive en Chajarí hace muchos años. No obstante tuvo una vida previa, tuvo otra familia de la cual le quedó un hijo que nunca conoció hasta hace poco tiempo, cuando él vino a su encuentro. El hijo de Omar es sordomudo, pero eso no fue un freno para recorrer en su camioneta los kilómetros que lo separan desde Crespo y llegar a esta ciudad, presentarse en la Policía local y concretar su objetivo.

La historia del hijo de Omar tiene muchas ausencias. Su madre murió cuando el tenía seis días de vida y su padre tomó la decisión de entregárselo a una tía prometiendo “que nunca la iba a molestar”. La tía se ocupó de él, el padre nunca volvió y finalmente, cuando la tía falleció, el joven se decidió a recorrer el camino hasta Chajarí.

En contacto con el programa Ladran Sancho, Lopez se refirio al encuentro contando que “golpeó las manos, salió mi señora y cuando le mostró una foto, ella me reconoció a mi cuando era joven. De ahí agarró que era yo y me avisó. Me dijo que afuera estaba el sordomudo que yo le decía. Fue una sorpresa, nunca creí que lo iba a encontrar”. “Hace 10 años yo estuve en Crespo, en la municipalidad, pregunté por él nadie, me dijo nada” contó Lopez. “Yo viajo seguido a Crespo para atender cuestiones de salud”, aclaró.  Según su testimonio, el hijo “llegó barbudo y después que se encontró conmigo se afeitó. Él había hecho la promesa de que el día que me encuentre se iba a afeitar”.

Luego de tantos años de ausencias la vida parece darle una oportunidad a este joven para tener al padre que nunca tuvo. “Vino un domingo, al sábado siguiente volvió y ahora está esperando que nosotros vayamos porque yo tengo turno para hacerme atender allá”.

En cuanto al reencuentro se refiere, Omar López contó: “Quedé emocionado, nunca pensé que iba a venir. Mis hijas querían buscarlo. Yo había hecho la promesa de no molestarlo y así fue. ¿Qué iba a hacer yo con una criatura de seis días? Por eso se hizo cargo la tía”, se justificó Lopez, aunque sin dar precisiones de porque se apartó totalmente de la vida de su hijo y en que fundamentó su decisión de “no molestarla nunca” a la tia que lo crió.

ESCUCHA LA NOTA COMPLETA Y SACA TUS PROPIAS CONCLUSIONES

OMAR LOPEZ