Las barreras colocadas semanas atras para impedir el ingreso de vehículos en la ex estación del ferrocarril de Chajarí generó polémica, por lo que la directora de Tránsito, Celeste Masetto, explicó en el programa Ladran Sancho que la medida se aplicará sólo los fines de semana y en horarios en que la concentración de público sea numerosa. El objetivo es cuidar la seguridad de todos, teniendo en cuenta que es mucho el público que allí se concentra.

“Escuchamos que generó polémica, pero hicimos esto a pedido de los vecinos para brindar seguridad más que nada los fines de semana. Es un lugar donde se llena de gente, donde se anexan muchos eventos, donde van familias con chicos. Hay carritos que venden todo tipo de comidas, van los adolescentes con autos, con música, con alcohol para tomar ahí y se nos complica mantener el orden. Las criaturas quieren jugar a la pelota y correr por la calle y se torna muy peligroso”, dijo la funcionaria.

En el mismo sentido, explicó que cuando se colocó el reticulado en el lugar nunca se pensó en hacerlo peatonal. “Eso quedó perfecto para eventos, peatones, bicicletas, autos, para que los ciudadanos puedan reunirse”. Pero atendiendo a la seguridad del lugar y viendo que con los días y las noches de calor la concentración de personas es mayor, “la idea es manejar las barreras” de acuerdo a lo que acontezca. “Entre semana quedarían abiertas para facilitar el acceso a las oficinas municipales que allí funcionan y a quienes llevan sus hijos al Colegio Marista. Los fines de semana, en ciertos horarios de la noche y la madrugada, se cerrarían para prevenir algún tipo de siniestro o inconveniente para que sólo funcione como peatonal”.

“En la estación, con las barreras se trató de mediar para todos”, subrayó Masetto. “Esto es un bien para todos: cuando esté lleno, cuando haya chicos jugando, habrá mucha más seguridad”, concluyó.

ESCUCHA EL AUDIO DE LA NOTA COMPLETO

CELESTE MASETTO