Dolarizar la economía argentina es una propuesta que en este momento defienden algunos especialistas, medida con la cual el Licenciado en Economía Matías Surt se mostró en desacuerdo por considerar que “es una especie de atajo a problemas más profundos”. Entrevistado en el programa Ladran Sancho a poco de su presentación en la XVII Feria del Libro de Chajarí, Surt explicó que los principales obstáculos que tiene Argentina son el excesivo gasto y una baja recaudación fiscal, por tanto, la salida hay que buscarla por ese lado. “No podemos solucionar estos problemas si el Estado está gastando permanentemente más dinero que el que recauda. Querer solucionarlo a través de un mecanismo monetario como la dolarización, lo único que hará es contener el problema hasta que en algún momento estalle de manera más fuerte”.

“Las personas que proponen dolarizar reconocen el problema fiscal, pero opinan que los que hacen la política económica siempre encuentran la manera de poder financiar ese déficit con emisión monetaria”. En este sentido, la propuesta de dolarizar la economía argentina apunta a quitar al gobernante la posibilidad de financiar el déficit con emisión monetaria, porque el Banco Central no puede imprimir dólares. Consideran que “si le sacan esa herramienta, al gobernante no le va a quedar otra opción que hacer bien las cosas y no gastar de más. Pero esa es la parte que me hace ruido porque, si no se puede emitir, lo más probable es que a ese déficit se lo financie con endeudamiento o suba de impuestos… y en algún momento se terminará en una crisis por default. Lo más parecido que tuvo la Argentina a la dolarización fue la Convertibilidad en los 90 y no terminó muy bien”, se explayó Matías Surt.

Cierto es que Argentina tiene una economía muy dependiente del dólar y hay transacciones que se exclusivamente en esta moneda -las inmobiliarias, por ejemplo-.  “El argentino siempre está pensando en dólares, ahorrando en dólares, midiendo los ingresos en dólares por el impacto que tiene en los precios y servicios, pero esta es una consecuencia…”, dijo. “Después de la crisis de la convertibilidad (año 2002/2003) hasta el 2007/2008, el dólar se mantuvo estable en un valor de 3 pesos/ 3,50 pesos. La inflación no era un problema, la gente había vuelto a ahorrar en pesos y eso se terminó cuando el gobierno volvió a cometer los errores que comete históricamente: gastar demás. Este excesivo gasto generó déficit y lo empezó a financiar con emisión. Así se generó inflación y el peso se empezó a devaluar…. Los países que no tienen este problema es porque tiene un gasto fiscal más ordenado. Pero lo que hacemos en la Argentina es gastar permanentemente, tanto si nos va bien como si nos va mal y eso es lo que falla porque, en momentos en que la economía entra en recesión, el Estado no tiene más dinero para sacarnos de la recisión porque se lo gastó antes”.

“Queremos tener un Estado enorme, pero pagar impuestos como un Estado chico”

Yendo más a fondo, Matías Surt habló de las demandas sociales elevadas de los argentinos, la poca predisposición a pagar impuestos y la alta disposición a evadirlos. “Que el Estado sea grande, chico o mediano es una decisión que tiene que tomar la sociedad. Hay sociedades en el mundo que eligen tener un Estado muy grande, como los europeos, los noruegos, entre otros, y otras sociedades que eligen tener un Estado más chico -que no hace tantas cosas- como Chile, Estados Unidos, por mencionar algunos. Pero lo que tiene que haber es una correlación entre el Estado que la sociedad quiere, entre lo que quiere recibir de ese Estado y lo que está dispuesto a pagar por eso. Si nosotros queremos tener un Estado enorme que gaste de todo, pero queremos pagar impuestos como un Estado chico nunca va a haber solución”.

Por último, cabe señalar que el Licenciado en Economía Matías Surt ofrecerá una charla abierta en Chajarí el próximo sábado 5 de octubre, a las 11 horas, en el Salón del Complejo Termal. La misma se centrará en un repaso por la economía argentina para comprender qué es lo que nos está pasando, poniendo la óptica sobre los motivos por los que cada tanto tenemos una crisis que nos hace retroceder en relación a otros países.